¿Qué hacer con el Cutis Graso?

La piel grasa puede ser difícil de tratar, particularmente en climas calurosos. Si te das cuenta de que tu piel se torna grasosa después de algunas horas de haberla lavado, o no soportas el brillo incómodo, ¡déjanos ayudarte! Hemos preparado algunos tips para tratar los problemas de tu piel.

EL DIAGNÓSTICO CORRECTO
Primero, lo primero: ¿tienes la piel grasa? La piel grasa es, a menudo, el resultado de los cambios hormonales que suceden en tu cuerpo, es por ello que es difícil de controlar. Los andrógenos, las hormonas que provocan la producción de grasa, a veces pueden acelerarse y causar una complexión grasa con poros obstruidos. Si a medio día tu piel ya está brillosa, te resulta difícil conservar tu look de maquillaje intacto, tus poros son muy visibles, tienes puntos negros o granitos a lo largo de tu zona T, probablemente padezcas de cutis graso.

EL LIMPIADOR IDEAL PARA TU TIPO DE PIEL
Si tienes piel grasa, probablemente amas la sensación de la piel reluciente, fresca y limpia, pero es sensación firme y seca no te está favoreciendo en lo absoluto. Cuando la piel grasa se seca, significa que realmente está produciendo más grasa, es decir, está agravando el problema aún más. Elige un limpiador en gel o un limpiador facial que no reseque ni deje residuos.

USA UN TÓNICO
Un tónico ayudará a que tu piel mantenga sus niveles normales de pH, minimizará la apariencia de los poros y reducirá inflamaciones – todos las anteriores, son señales de quien padece cutis graso. También será una excelente manera de remover los rastros de maquillaje y la suciedad que se deposita en tu piel, causando brotes – ¡así que no te olvides de él!

CONSIGUE UNA BUENA MASCARILLA
Una mascarilla de arcilla es un must para aquellos con piel grasa. Absorbe los restos de suciedad, extrayendo impurezas de los poros – de igual manera, ayuda a controlar la producción de grasa.

NO TE OLVIDES DEL HIDRATANTE
No tiendas a querer secar tu piel de más. De hecho, la piel grasa necesita mucha hidratación para mantenerse sana – lo que no necesita son ingredientes que puedan obstruir los poros. Opta por un hidratante líquido o en gel, que sea libre de grasa y muy ligero, que hidrate y trate. Si quieres obtener mejores resultados, aplica un serum por encima de él.

LLEVA UNAS TOALLITAS MATIFICANTES EN TU BOLSA
Normalmente tu piel produce más grasa por la tarde – ¡lo cual será una pesadilla si padeces de cutis graso! Pasar una toallita facial matificante sobre tu zona T será una excelente forma de eliminar la grasa y dejará tu rostro con una complexión mate.

EXFOLIA CORRECTAMENTE
No puedes olvidarte de este paso, la exfoliación se encargará de eliminar todas las células muertas que se acumulan en la superficie de tu piel y que pueden causar brotes. Pero en vez de preocuparte por utilizar alguna herramienta de limpieza, asegúrate de elegir un exfoliante a base de ácidos que no estimule la producción de más grasa. Prueba con un beta-hidroxi ácido, como el ácido salicílico que exfoliará la superficie de tu piel y penetrará hasta lo más profundo de tus poros.

USA FPS
Si sufres de tez brillosa, el hecho de aplicar un protector solar pesado en tu rostro probablemente te aterrorice – ¡no te asustes! Existen muchas fórmulas ligeras y que no son grasosas. O puedes optar por una crema de día que tenga FPS, así será mucho más práctico y obtendrás la misma protección.

Words by: Photographs by: Getty Images, Kristine Wreyford